«El Soberao»

Pieza corta para espacios insólitos estrenada en el marco del MES DE DANZA SEVILLA, EDICIÓN 2014.

Sobre El Soberao: “Un espacio inexplorado y aparentemente vacío alberga lugares que se ocultan tras sus paredes traslúcidas. Transitar por él es descubrir un lugar lleno de ventanas o puertas del tiempo, puede que cerradas o abiertas, según el reflejo del que las contempla. Intentar descifrar el rastro de aquel que lo construyó no es más que caminar por nuestra naturaleza más íntima e inefable, la más desconocida, nuestro propio espacio inexplorado.”

El Soberao nace con la idea de Arturo Parrilla de introducir la obra escultórica de Emilio Parrilla en un contexto escénico. Tras una primera etapa de experimentación mostrada en el ciclo emergentes de ahora! Danza (octubre del 2013), Parrilla se une a Raquel Madrid para seguir indagando en este diálogo entre la obra y los intérpretes en movimiento.

Una coproducción con

Intérpretes: Raquel Madrid, Arturo Parrilla García-Pelayo
Espacio Escénico: Emilio Parrilla Muñoz
Música Original: Yoojin Ko, Emilio Parrilla
Ayudante De Dirección: Juan Antonio De La Plaza

Duración: 20′

Mejor espectáculo de calle. Premio de los profesionales de la danza andaluza. (Premio PAD)

Mejor espacio sonoro. Premio de los profesionales de la danza de Andalucía. (Premio PAD).

Mejor diseño del espacio escénico. Premio de los profesionales de la danza de Andalucía. (Premio PAD)

JORDI SORÀ. ESCENA DE LA MEMORIA
[…] Es en una estructura endeble y delicada que se sostienen los afectos. Es lo insólito de las parejas. Así se presentan Arturo Parrilla y Raquel Madrid, dispuestos a jugar en ese espacio de la escultura de madera diseñada por Emilio Parrilla Muñoz. Se elevan sobre ella, cuelgan y se provocan, en un juego casi adolescente, él con una presencia física que habla en cada gesto; ella con la sobriedad del movimiento pertinente. Son dos, en la entelequia del encuentro, encerrados en su propio deseo, bailando la música original que Yoojin ko y Emilio Parrilla han elaborado. Todo queda en el interior de esa red de solidaridades que es la familia, efectivamente. Como metáfora de un mundo que debe protegerse del incendio. Como demostración de un tiempo que necesita de esos abrazos. Da igual si esta historia acaba de una u otra forma. Lo importante es el momento coreografiado por la esperanza. Algo que estos dos intérpretes celebran frente a su público y exportan como única salida a nuestros tiempos.

Translate »
Follow by Email
Facebook
Twitter
Instagram